Serendibita una pieda muy inusual

Uno de los minerales más raros que existen es la serendibita, el cual fue descubierto en el año 1902 en Sri Lanka por Dunil Palitha Gunasekera. Recibe, además, este curioso nombre, del antiguo árabe que se hablaba en Sri Lanka, y del término serendib, debido a que éste era el nombre que le daban a Ceilán.

La serendibita, por lo general, es una piedra preciosa de color cian. La fórmula química de esta gema es sumamente compleja y rara, estando compuesta por una mezcla de calcio, magnesio, aluminio, silicio, boro y oxígeno. En la actualidad, y hasta dónde se tiene conocimiento, solo existen tres muestras talladas, con facetas de 0,35 quilates, 0,55 quilates y 0,56 quilates.

Las dos primeras muestras fueron conseguidas por primera vez por el especialista D. P. Gunasekera y fueron compradas poco tiempo después de su descubrimiento por el Prof. E. J. Gübelin de Suiza, siendo vendida la pieza más pequeña por unos 14,300 dólares por cada quilate.

Esta es una gema muy lujosa y exclusiva, gracias a su gran belleza y valor, ya que es un mineral muy raro y escaso, es por esta misma razón que es una de las piedras preciosas más buscadas para la joyería más exclusiva, así como para prácticas alternativas como la gemoterapia, para evaluarlas en un laboratorio, incluso para dar un obsequio inolvidable, o sencillamente para usarla con propósitos de coleccionismo.

El mineral de la serendibita se encuentra en rocas metamórficas, las cuales se asocian al metasomatismo de boro, en el cual existen rocas carbonatadas que se introducen por el granito. Además de la composición básica de las gemas de serendibita, también se han encontrado en ellas trazas de diópsido, espinela, flogopita, escapolitas, calcita, tremulita, apatita, grandidierita, sinhalita, hialofano, uvita, pargasita, clozzoisita, forsterita, warwickita y grafito.

Por lo general, la serendibita forma cristales pequeños y tabulares, que pueden ser azules verdosos, de gris azulado a azul profundo, en ocasiones amarillos, e incluso  transparentes. Asimismo, es un mineral pleocróco, el cual puede tomar tonalidades verdes, amarillentas, verde azulado y azul violeta. Sin embargo, el color primario de esta gema es negro.

Esta gema se encuentra clasificada como una piedra preciosa extremadamente rara, cuyo valor por quilate puede ascender incluso hasta 1.800.000 dólares, siendo la de la variedad azul de excelente calidad. Sin escisión, está calificada en la escala de Mohs con una dureza de 6,5 a 7. Tiene además un índice de refracción de 1.701-1.706, el cual es muy similar al de la zoisita y su densidad es de 3.42-3.52, la cual es muy similar al topacio, sin embargo, su hermanamiento y sus características espectroscópicas son bastante distinguibles entre ellas.

La serendibita, una espectacular gema, que le roba el aliento a aquel que tiene la fortuna de poseer una joya que la contenga, ya que es sinónimo de clase, elegancia y lujo, siendo una gema que incluso las celebridades más adineradas anhelan tener y lucir con orgullo, resulta el complemento ideal para cualquier atuendo, con un toque de “glamour” inconfundible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*